domingo, 24 de febrero de 2019

Estación Abbott.

 Es una estación del ramal perteneciente al Ferrocarril General Roca, con un servicio de larga distancia entre Plaza Constitución, ubicada en la Ciudad de Buenos Aires, y  Bahía Blanca.
Las formaciones de larga distancia no tienen parada en Abbott.
El servicio local de trenes entre Cañuelas y San Miguel del Monte si efectúa parada en Abbott. 
Cuenta con gran actividad de trenes de carga de la empresa Ferrosur Roca la cual posee una playa multimodal para carga y descarga de contenedores.

martes, 22 de enero de 2019

Cancha de bochas en Abbott, San Miguel del Monte.

  En el pueblo de Abbott, partido de San Miguel del Monte, se mantiene la tradición de jugar a las bochas, al costado de la estación de trenes, pegadito al anden, encontramos la cancha de bochas.
  Las bochas es un deporte vinculado estrechamente con la petanca, y con un ancestro común en los juegos practicados en el imperio romano. La forma que se practica actualmente se desarrolló en Italia (donde es llamado bocce) y es jugado en distintos países de Europa y America. En Argentina, Chile, Perú, México, Uruguay, Venezuela y Paraguay fue introducido por inmigrantes italianos y luego lentamente adoptado por toda la sociedad. Se estima que se juega desde 1783. 

lunes, 14 de enero de 2019

Talleres Ferroviarios Campana.

  Luego de las privatizaciones durante el gobierno de Carlos Menem, al poco tiempo, los talleres ferroviarios fueron cerrados. El Ente Nacional de Administración de Bienes Ferroviarios paso a ser un ente residual del Estado con un único fin,  la liquidación de los activos. Así, hoy los talleres se encuentran totalmente vacíos, en pleno  abandono, ya que toda maquinaria (de gran valor histórico), fue rematada o desguazada. El deterioro y abandono que vienen sufriendo a través de los años, y  de diferentes gobiernos que siempre dejaron de lado o postergaron su reactivación, sumado a una cantidad seguida  de incendios y  rumores sobre  la urbanización de la zona,  hacen que su permanecía este pendiendo de un hilo.

El trafico de trenes de carga es mínimo.
Locomotora CRRC de trocha ancha de origen chino con durmientes de  hormigos para  enviar a Vaca Muerta en el sur argentino.
Con  las privatizaciones de las empresas estatales en la década de los  noventa los talleres ferroviarios se cerraron.
Zorra ferroviaria.
Chasis de una autovia sin los bogies.
El olvido es el enemigo del tiempo.
Desde el cierre, ningún gobierno intento proteger o reactivar los talleres.
Estado actual de todas las instalaciones.
Varios emprendimientos inmobiliarios privados  están expectantes del  desenlace que tengan los terrenos  que comprenden los talleres.
Galpones ferroviarios. 
El abandono y posterior deterioro de los talleres ferroviarios no solo es un retroceso en el progreso, es también una perdida importante del patrimonio histórico del ferrocarril en Argentina, y sin duda, para la historia de  la ciudad de Campana.
Una de las pocas maquinas ferroviarias de origen ingles que aun quedan en el taller.
 Restos de lo que alguna vez fue uno de los talleres mas importantes del país.
luego del cierre de los talleres la mayoría de las maquinas y material ferroviario se vendió en remates como chatarra.
Restos de la Locomotora Borsig 6310, clase SB1, 0-8 T N°2006, del año 1907.
Mesa giratoria  de coches y locomotoras y edificio que pertenecía a Vía y Obras, en el año 2018  sufrió uno  de los tantos   incendios intencionales  que se registraron en los ex  los talleres de Campana.
 El viejo edificio donde funciono la primera estación, inaugurado el 13 de enero de 1876,
y una toma de agua para alimentar  las calderas de las locomotoras de vapor.
Estación Campana, tiene un trafico de  ocho servicios diarios entre Villa Ballester y Zarate los días de semana y seis los fines de semana y feriados, además un tren de ida y otro de vuelta  diario entre Buenos Aires y Rosario efectuando parada en la estación Campana, los servicios entre Buenos Aires y Córdoba o Buenos Aires y Tucumán no efectúan parada en Campana. 
Tren local saliendo de Campana con rumbo a Villa Ballester. 

domingo, 13 de enero de 2019

Gándara, Chascomús.

Gándara es un paraje rural del partido de Chascomús, dentro de la Provincia de Buenos Aires.
 Convento San José,  hoy se encuentra abandonado,  funcionó como seminario menor, filosofado, noviciado y teologado. La fundación de esta casa se verificó el 25 de noviembre de 1939 (los primeros seminaristas llegaron entre marzo y abril de 1939). El convento construido sobre planos del afamado arquitecto *Alejandro Bustillo y donado por doña Manuela Nevares de Monasterio, se inauguró el 21 de abril de 1940. Gándara se cerró como seminario en 1954 y el cierre definitivo y posterior venta de la propiedad se produjo el 17 de abril de 1974.


Escuela Huerta Granja Primaria Nº 21 “25 DE MAYO”, Gándara. 
Durante el año 2018 la Gobernación de la Provincia de buenos Aires en un plan de recorte presupuestario  trato de cerrar la escuela . 
Ex usina láctea de Gándara.

  Los inicios de la marca se remontan al año 1897, cuando una familia de inmigrantes vascos instaló un pequeño tambo en los alrededores de la localidad de Chascomús. Precisamente, Gándara nació en 1928 por acción de una cooperativa de productores de la zona. Con el correr de los años llegó a convertirse en un emblema en su rubro. Su época dorada fue en la década del 80, cuando llegó a procesar cerca de 600 mil litros de leche diarios en sus fábricas de Gándara y Lezama, con 500 operarios trabajando. Además llegó a producir 50 mil kilos de dulce de leche por día y sus productos se exportaban a Estados unidos, Italia, Arabia, Israel, México y Brasil.  Cabe destacar que durante los primeros años de vida tenía una planta distribuidora en la calle Paroissien, cerca de García del Río, en el barrio de Saavedra.

 La debacle comenzó a principios de los 90 con el fallecimiento de su dueño, Carlos Rodríguez. Sus hijos se hicieron cargo , tiempo después se concertó la venta a  la empresa italiana Parmalat. Esta multinacional se vio envuelta en un escándalo en 2003 cuando su fundador, Calisto Tanzi, fue condenado a 18 años de prisión por una malversación contable. A raíz de este hecho, Gándara quedó en manos de Sergio Taselli  quien compra la planta a través de la Compañía Láctea del Sur, a sólo un euro,  y con una deuda de 200 millones de pesos, una semana después presenta convocatoria de acreedores. Hoy la planta se encuentra sin actividad comercial alguna.
La estación Gándara está ubicada a una distancia de 99 kilómetros contando desde Plaza Constitución, terminal del F.C. General Roca (ex F.C. del Sud). 
Marco de palancas para el control centralizado de los cambios y señales. 
El recuerdo de la Planta Láctea Gándara siempre presente. 
 
Inaugurada el 14 de Diciembre de 1865.
La estación se mantiene en perfecto estado conservando  sus carteles  originales, es sin duda, un museo viviente digno de visitar.
Balanza, linterna ferroviaria y la pizarra donde a diario se anuncian los horarios del tren.
 Galpón de carga.
Tarro de lechero, infaltable en Gándara.
Esperando el tren que viene de  Chascomús.
 Llegar a Gándara es un viaje en el tiempo.
Tren del servicio local entre Alejandro korn y Chascomús llegando desde  esta ultima  estación a Gándara.

jueves, 10 de enero de 2019

Altamirano, Brandsen.

  Durante 1865 el Ferrocarril del Sud construye el edificio para su estación ferroviaria rumbo a Chascomús, la que denominó Facio. El 14 de diciembre 1865 es inaugurada junto a los servicios de la línea entre Constitución y Chascomús. En 1866 comienza a planificarse la ampliación del predio de la estación y las vías, para ello el ferrocarril necesitaba de tierras del terrateniente Felipe Altamirano, quien promete donarlas a condición de cambiar el nombre de la estación Facio por su apellido. La instalación de la estación atrajo al servicio de carruajes y mensajerías que, desde Altamirano, Ranchos, Chascomús y Jeppener iban y venían uniendo los pueblos que no eran servidos por el ferrocarril. Seguido se instala la grasería y saladero de Pedro Guerin, comenzando el movimiento industrial en la zona. Para el ello el ferrocarril construye el primer ramal privado de su línea, uniendo la estación con la grasería. En 1871 la línea férrea se amplía llegando desde allí a estación Ranchos, para llegar luego a Salado (luego Gral. Belgrano), y asi arribar a Las Flores y Azul, transformando todo el predio ferroviario en centro neurálgico del trafico al sur. Inmediatamente se instala el almacén y hotel de Lorenzo Laborde, luego almacén Ideal. Bautista Bordenave, (se supone) ex dependiente del almacén de Laborde, convertido en hacendado, instala un hotel y una grasería. El 17 de mayo de 1875 se aprueba el loteo para formar un pueblo en terrenos de José Onagoiti con el nombre de “Gran pueblo General Bolivar”, dando nacimiento formal al pueblo. Desde 1880 se procede a ampliar el edificio de la estación, al que se le incluyó confitería y se construyen los edificios para sus servicios, el galpón de máquinas y vagones, la mesa giratoria y la colonia ferroviaria para los empleados.
Tren de larga distancia rumbo a Mar del Plata pasando por la estación Altamirano, sin detenerse, solo los servicios locales entre Alejandro Korn y Chascomus efectúan parada en Altamirano.

Zorra ferroviaria detenida frente a la estación de tren.

La antigua campana de bronce anuncia la salida de cada tren local que pasa por Altamirano.
Cartel nomenclador, señales ferroviaria y el tanque de agua que abastecía  las locomotoras a vapor.
Talleres ferroviarios de Altamirano, hoy en ruinas.
 Hotel El Colonial de la  familia Bordenave, muy frecuentado por ferroviarios, en el se realizaban tertulias a las que asistía todo el pueblo. Actualmente se encuentra cerrado.
   Antiguo Frontón de Pelota Paleta. 
La pelota paleta, pelota goma, paleta argentina o simplemente paleta es una especialidad de origen argentino, derivado del juego de pelota vasca.
Sala de primeros auxilios.
 Escuela Primaria Nº 4 José de San Martín.
Capilla Sagrado Corazón de Jesús.
A 100 Km. de la Ciudad de Buenos Aires,  Altamirano es una localidad del partido de Brandsen, con algo  menos de 200 habitantes, su tranquilidad, y una estación de tren muy bien conservada   y más de un siglo de vida hacen de este pintoresco lugar un destino casi obligado para los amantes de la fotografía y los paisajes rurales.